maria montessori jugando cartas mobile

Primeros años con sus padres

Maria Montessori nació en 1870 en la ciudad de Chiaravalle en Italia. Su madre se llamaba Renilde Stoppani, paleontóloga, y su padre, Alessandro Montessori, era militar de profesión. Su madre había recibido una educación muy completa, algo poco habitual en una mujer de esa época.

Sus padres querían ofrecerle la mejor educación. María y su familia se mudaron a Roma por motivos laborales en 1882.

Estudios

A la edad de 13 años, comenzó sus estudios de secundaria en una escuela técnica. No tuvo especialmente buenas notas en la escuela, pero estaba muy motivada y sus notas mejoraron poco a poco.

Entró al instituto técnico Leonardo Da Vinci cuando tenía 16 años. En esa época, muy pocas mujeres se dedicaban a los estudios técnicos. Su padre prefería que se dedicara a tareas consideradas más femeninas. Inspirada por su madre y con su apoyo, María fue aceptada en una escuela de medicina donde se especializó en Psiquiatría y Pedagogía.

A los 26 años, María empezó a trabajar con niños considerados con “incapacidades cognitivas”. Después de trabajar con ellos durante varios años, María se dio cuenta de que todos los niños pueden aprender y que el material escolar para aprender se puede adaptar a sus necesidades.

María comenzó a dar conferencias y a escribir artículos para promover la creación de una escuela que ayudara:

  • A los niños con dificultades de desarrollo intelectual a aprender.
  • A los maestros a enseñar a estos niños con una formación especializada.

María estudió las obras de Jean Marc Gaspard Itard (médico) y Edouard Séguin (educador). Después, decidió centrar su carrera en la pedagogía de los pequeños con dificultades de aprendizaje. María creó su propio sistema educativo, más especializado y organizado que el sistema creado por Itard.

La escuela Magistral Ortofrénica

En 1900, se abrió la escuela Magistral Ortofrénica para preparar a los maestros en la educación de los niños con discapacidad intelectual. María fue codirectora durante 2 años. Durante este tiempo, perfeccionó sus herramientas y desarrolló nuevos materiales educativos que adaptó después para ayudar a cualquier niño, incluyendo niños sin ninguna discapacidad considerados como “ineducables”.

Convencida de que su método podría beneficiar al sistema educativo global, María dejó la escuela Magistral Ortofrénica para perfeccionar y promover el método que llamó pedagogía científica.

Realizó experimentos en varias escuelas primarias para promocionar sus materiales educativos y su manera de enseñar.

La Casa de los niños

En 1907, María abrió “La casa dei Bambini” que se traduce como “la casa de los niños” en español, que se dedicó a enseñar a los pequeños entre 3 y 7 años. Se inscribieron 50 niños el primer año.

Al principio, el aula estaba equipada con una mesa para el maestro, mesas grupales para los alumnos, una pizarra y un armario donde guardaban los juegos educativos.

En la escuela de Montessori, los niños aprendían el cuidado personal (por ejemplo, vestirse y desvestirse). También se sensibilizan con la protección del medio ambiente con varias actividades, como el cuidado del jardín.

Durante estos años, María descubrió que los niños eran sensibles a la limpieza y el orden del aula, lo que facilitaba su aprendizaje. Los niños eran libres de elegir el material que les interesaba para pasar el tiempo en la escuela. A ellos les gustaban los juegos educativos, no estaban motivados por los dulces o recompensas. Luego, María decidió cambiar los muebles pesados por muebles que los pequeños pudieran mover. Esto tuvo el efecto de ampliar las actividades prácticas para los niños (por ejemplo, lavar sus manos, cuidar la cocina y sus mascotas). Los maestros abrían zonas al aire libre en la escuela también para ayudar a los niños a entrar y salir.

Según Montessori, los niños son como esponjas que tienen la capacidad de absorber conocimientos fácilmente con un ambiente y materiales adecuados. María comprendió que era fundamental dejar a los niños la libertad de comprender e interactuar con el material pedagógico. El educador solo debería intervenir si un niño se lo pide. De este modo, el niño desarrolla su autonomía al encontrar soluciones a algunos problemas. Paso a paso, se vuelve activo y responsable en su aprendizaje.

Un fenómeno mundial

La primera escuela Montessori fue un éxito. Se abrió una segunda escuela 4 meses después. Al año siguiente, el equipo Montessori abrió 3 escuelas más. En 1909, la Suiza italiana comenzó a reemplazar los métodos educativos para los huérfanos y jardines de infancia por el método Montessori.

A finales de 1911, el método Montessori ya había sido adoptado oficialmente en las escuelas públicas de Italia y Suiza. Desde ese momento, el método Montessori se convirtió en un fenómeno internacional y se abrieron escuelas en todo el mundo. A María le gustaba viajar para organizar conferencias informativas sobre su método. Descubrió los países bajos, donde se quedó antes de fallecer a la edad de 81 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *